Cuando apareces.

Cuando apareces de pronto, sin avisar a nadie, sin esperarte, la vida se vuelve menos vida y más Paraíso, y se siente mejor que morder una manzana de las verdes que saben ácidas pero frías, mejor que la primera raja de sandía del Verano, mejor que la primera fiesta cuando cumples 18; mejor que la libertad de andar desnuda cuando tu casa está vacía, y que leer la frase escondida entre las demás que da el título al libro. 

Mucho mejor que un porro y unas risas, que hacer una fotografía al azar y que parezca de profesional; que ir al concierto que llevabas esperando tantos meses, que descubrir el arte de Jimi Hendrix.

Como una canción de Dylan o unos versos de Allen, o como ver tu película favorita de cuando eras pequeña muchos años después y entenderlo todo.

Mejor que la sensación de haber conocido a tu persona perfecta, mejor que entenderte a ti mismo, mejor que encontrar un diario antiguo, mejor que entrar en unos vaqueros una talla menores, que encontrar el bikini perfecto, que planear unas vacaciones con amigos de verdad.

 

Mejor que respirar después de una larga carrera.

Mejor que las gotas refrescantes de una lluvia repentina en Verano.

Mejor que tu disco favorito.

 

 

 

Mejor que la risa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s