Ayer salí.

Ayer salí.

Con Mandy y con los chicos, ya sabes. Ya les conoces.

 

Pues eso, ayer salí y lo pasé genial. Tuvimos la suerte de encontrarnos con Sara, no sé si la recordarás porque hace tanto desde que.

Pero nos la encontramos; trabaja en el garito de siempre, rodeada de buena música y de gente de la nuestra, de gente como nosotros. Tuvimos mucha suerte, porque nos vio y nos invitó a chupitos y todo.

El caso es que todo bien, ya casi nadie pregunta por ti porque creo que me ven los ojos y no quieren que esté triste.

Todo bien, todo guay. Muchos saltos y cantar a los Clash a pelo, un poco bebidos y tal. 

Ya sabes. Como siempre.

 

El DJ era nuevo y no sé si es que fue el destino o a saber, pero se parecía un poco a ti cuando se mordía los labios concentrado, o cuando levantaba las cejas.

Pues todo bien. Todo muy puta madre.

 

Hasta que le dio por poner Fire

La de Bruce, la que casi nadie conoce. La nuestra. FIRE.

 

Yo qué sé, de pronto empecé como a recordarte muy intensamente.

¿Te acuerdas de la primera vez de Fire? ¿Cuando tú quisiste poner la de I’m on fire y sin querer descubrimos la nuestra y parecía que hablaba de nosotros al principio?

¿Te acuerdas de tus dedos rozando el bordado de mis bragas? Así, muy disimuladamente. Como sin quererlo. Así como tú.

Cause when we kiss, fire. 

¿Te acuerdas de lo siguiente? ¿De cómo empezó a ser nuestra canción? Esa tontería tan fuerte que nos dio, esa especia de ritual: oír Fire sin querer en cualquier local y mirarnos a los ojos y sonreír muy traviesos y correr a buscar los baños.

Pues de pronto empecé a necesitarte de nuevo y un chico me sonrió y casi pasa, casi le doy la mano y le sigo.

 

De todas formas, he decido que no. Que ya no me voy con cualquiera a pesar de que tú empezaste así, como un desconocido- pero en tus ojos había algo más, algo que susurraba mi nombre.

Ya no me voy con cualquiera porque sí se siente bien mientras pasa, mientras nos movemos. Pero a la mañana siguiente se me viene el Mundo encima.

 

 

Mira, no sé. Es sólo que al escuchar la canción, de pronto me empezaron a temblar las piernas y me acordé de la magia que hacías aquellas noches y aquellas mañanas, y aquellas tardes; de pronto me entraron ganas de correr hacia los baños. 

 

 

Te lo cuento porque quiero que sepas lo que te estás perdiendo y lo que me estás haciendo de perder.

 

Tuya.

 

 

 

https://www.youtube.com/watch?v=d5PoIrcyd34

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s